BLOG
Futuro Educativo

Temas

La educación bizarra: ¿los tutoriales son el reverso de la escuela tradicional?

“¿Cómo tener una mente más flexible?”, “¿Cómo vestir bien?”, “¿Cómo desclorizar agua?”, “¿Cómo evitar el suicidio?” o “¿Cómo aprender álgebra?”. Estas preguntas y cientos de miles de otras parecidas son la “educación bizarra”: los portales de infinitos tutoriales para “aprender todo” (más allá de lo que enseñan las escuelas).

Los portales para aprender todo contestan preguntas. Son parte de una categoría inclasificable de la nueva educación. Son tutoriales, portales de “cómo hacerlo” (how to), sitios de curiosidades dominados por el aprendizaje concreto paso a paso. En los últimos cinco años han tenido un crecimiento exponencial. Algunos ejemplos lo demuestran:

WikiHow es el mejor ejemplo de la educación bizarra. Es uno de los 200 portales con más visitas del mundo, tiene 189 mil artículos en 15 idiomas, elaborados colaborativamente por sus usuarios. Este nuevo “mundo educativo” tiene apenas una decena de empleados y sus headquarters son una casa en Palo Alto (foto de la portada).

About.com tiene 3.5 millones de artículos escritos por su enorme staff de 1.000 empleados, especialistas en las más diversas áreas imaginables. Tiene más de 80 millones de visitantes por mes y se define como “la mayor fuente mundial de conocimiento experto en internet”.

Ehow tiene como misión “hacer la vida más fácil”. Con 74 millones de visitas mensuales es el otro gigante del mercado. Su lema es “si necesitás arreglar, construir, crear o aprender, eHow te ofrece soluciones prácticas a los problemas que la vida te arroja”.

Instructables, cuya traducción sería “instruibles”, es un sitio donde se promueve “explorar, documentar y compartir tus creaciones”. Es una especie de cocina (llena de recetas) sobre cómo se hace todo. Es un taller de hacedores que comparten (su lema es “shake what you make”).

Otros portales de tutoriales con millones de visitas son: Mahalo, FindHow y How Staff Works.

Los portales para “aprender todo” quiebran la educación tradicional (asentada en las escuelas) en en al menos cinco dimensiones:

1-Rompen el principio de educación formal: su “currículo” es indefinido e interminable, es todo lo que alguna vez nos preguntamos, como un inconsciente inexplorado de la humanidad. No es un conocimiento previamente recortado por una comunidad de científicos bajo el paraguas de un Estado-nación. Es su contrario: surge de todas partes y nada detiene sus fronteras.

2-Rompen el principio de educación abstracta: dan respuestas inmediatas, no continuos procesos de aprendizaje que rinden frutos invisibles en el futuro. Es una educación pragmática, curiosa, casuística, no enciclopédica y generalista. Saber quiere decir saber ya mismo algo. Su lógica acompaña a una sociedad ansiosa, desesperada por no perder un segundo de tiempo. Cada click debe valer algo ahora mismo.

3-Rompen el halo científico: los tutoriales son simples, demasiado simples, casi irónicos de tan simples. No esconden el contenido, lo exponen brutalmente. La educación bizarra de los tutoriales está hecha para extraterrestres: son manuales paso a paso que indican detalles insólitos para la racionalidad científica, acostumbrada a santificar el conocimiento.

4-Rompen el principio de navegación obligatoria: lo reemplazan por la navegación exploratoria. Los portales “cómo hacerlo” son caminos de semillas, no rutas prediseñadas de mano única. Uno entra a mirar cualquier tema y termina mirando cualquier otro. Son semillas hechas para atraer ganados masivos: píldoras que se comparten y llenan de curiosidad con el título. Son aprendizajes de curiosos, no de “alumnos”. Por eso no tienen ninguna estructura de prioridades: vale lo mismo (ocupa el mismo espacio) aprender a atarse los cordones que entender la mitología griega.

5-Rompen con el conocimiento creado afuera y reproducido adentro: los tutoriales son creados o modificados por miles, millones de usuarios. La asimetría pedagógica se quiebra en manos del nuevo espíritu colaborativo que cruza el océano global de internet.

La educación bizarra es, de alguna manera, la gran venganza de la nueva cultura digital frente a la escuela tradicional. Sin regla alguna aprender quiere decir algo totalmente distinto a lo que nos enseñaron en la escuela. Es algo utilitario, es un bien que se consume en sí mismo como una golosina. Aprender en la educación bizarra es desnudar el camino directo entre motivación y conocimiento.

El precio es alto: tirar abajo el santuario del saber requiere mezclarlo todo, perder las prioridades, las secuencias, los grandes dominios de continuidad científica, los campos y las disciplinas de conocimiento, las tareas profundas, el estudio disciplinado que lleva a grandes transformaciones en nuestras estructuras cognitivas.

Pero ¿habrá que elegir entre dos modelos: el santuario escolar y la educación bizarra de los tutoriales? ¿No será hora de encontrar vasos comunicantes con la utilidad, la pregunta directa, la curiosidad de la infancia en los programas escolares? Quizás es hora de mirar la educación bizarra para rediseñar las escuelas tradicionales.


Graduate XXI & Futuro Educativo
© 2017 - Todos los Derechos Reservados
Conoce al equipo de GXXI

  • Graduate XXI

¡Hablan de nosotros!


¡Tweets en vivo!

¿Es posible crear comunidades de #aprendizaje en línea para los #estudiantes escolares? http://lvWFVMi7md http://SFpscmUSME

@graduatexxi
#ArtThinking: Conoce a las dos #profesoras que usan el arte para revolucionar la #educación http://qDgTqR3KzShttp://BdlQtY6yNV

@graduatexxi